¿Siempre es mejor callar que gritar?

 

El artículo 14 de la Constitución Nacional Argentina establece que todos los habitantes de la Nación gozan de los derechos que reglamenta la norma, conforme a las leyes que reglamenten su ejercicio, incluyendo entre los mismos el de publicar ideas por la prensa sin censura previa. La misma no es una libertad absoluta pero si hace posible quien la ejerce una sanción dispuesta por leyes.

La constitución le da una protección particular a esta libertad al disponer que esté vedada la censura previa.

Pero no parece cumplirse, a medida que han pasado los gobiernos han existido diferentes maneras de censurar a la prensa. Es cierto que es muy difícil la existencia de la misma, todos quieren hacer periodismo independiente pero para hacerlo muchas veces se necesita de factores económicos y estos factores van a ser los que terminan generando limitaciones a partir de diversos intereses.

Burdeau diferencia los regímenes políticos autoritarios de los democráticos. Tipifica al sistema autoritario por el rol decisivo que desempeña la personalidad del jefe y por las amplias restricciones a las libertades públicas. Como sistema intelectual, desconoce el valor de la libertad, menosprecia la persona humana, glorifica al líder y rescata la intolerancia frente a toda opinión adversa. Explota el instinto de obediencia latente en la sociedad. En un régimen democrático, en cambio, la vigencia de las libertades políticas permite practicar un sistema de poder abierto sujeto a las fluctuaciones de la opinión de los grupos sociales que se nutren con la multiplicidad de las expresiones vertidas. La democracia aparece inevitablemente ligada a la noción de libertad que, ante la ausencia de mecanismos represivos, se traduce en un sentimiento sólido de independencia física   espiritual, garantizado por la autoridad política.

Todo lo que manifiesta   Bourdieau en sus escritos en Argentina está completamente desvirtuado; la última forma de mantener callado a los periodistas y a todo quien quiera expresar su pensamiento se ha convertido en una burbuja gobernada por los políticos de turno que quienes  mediante testaferros van adquiriendo medios masivos de comunicación; convirtiéndose a la larga en oligopolios. ¿Pero entonces que es  la 26.522?  La Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual establece las pautas que rigen el funcionamiento de los medios radiales y televisivos en la República Argentina. La misma fue promulgada el 10 de octubre de 2009 por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ; remplazando así a la Ley de Radiodifusión 22.285, que había sido promulgada en 1980 por la dictadura militar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional y se había mantenido vigente desde entonces.

Una de las cuestiones de dicha ley es que no exista concentración de medios, es decir que no exista un solo dueño con muchos medios sino que la distribución sea más equitativa.

En el apartado 9 en donde  se hablan de los medios de comunicación dice; “fomentar la formulación de legislaciones nacionales que garanticen la independencia y pluralidad de los medios de comunicación”.

Además en el artículo 45 se establece límites a la capacidad de las personas de existencia ideal para concentrar licencias de frecuencias. En el artículo 46 se determinan las licencias que quedan fuera de la norma de multiplicidad del artículo anterior, es decir aquellas como la televisión móvil y la radiodifusión por satélite, exigiendo que la persona de existencia ideal titular no esté explotando alguna otra licencia. El artículo  obliga a la AFSCA a confeccionar un informe bianual ante la Comisión bicameral y el PEN sobre el estado de explotación del espectro radioeléctrico, con la finalidad de proponer mejoras en la distribución de la multiplicidad de licencias, siempre preservando los derechos de los licenciatarios.

Pero a pesar de la promulgación de la ley hace casi cuatro años las mismas personas que la fomentaron no la cumplen, es muy notable la procedencia política de cada medio. Existen blancos y negros solamente; o son oficialistas u opositores.

En los hechos de coyuntura más reciente el caso más notable es el del periodista de la TV Pública Juan Miceli quien se cruzo en el noticiero del mediodía con Andrés “Curvo” Larroque, jefe de la agrupación La Cámpora

Todo comenzó luego de las inundaciones del 2 de abril que afecto tanto a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como a la Plata; esta última fue la más afectada en donde se cobraron más de cincuenta muertes. Tal como paso en las  inundaciones del 2003 en la Provincia de Santa Fe; el pueblo Argentino salió a solidarizarse con aquellos damnificados pero aprovechando que estamos en un año electoral las agrupaciones políticas y partidos políticos también se hicieron presentes. Lo cual generaron mucho malestar ante la población platense ya que desde algún punto los culpan por lo sucedido. Pero aún así no les impidió hacerse presente ante las cámaras de televisión. Uno de ellos fue la agrupación La Cámpora haciéndose notar con unas pecheras identificadoras.

La Cámpora no es simplemente un grupo político que apoya la imagen de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández de Kirchner, en los últimos años han ido adquiriendo puestos claves en diferentes empresas del Estado. Uno de ellos es en canal 7 bajo la gerencia de Carlos Figueroa. Entre los pasillo del canal dicen que se imponen con malos tratos la línea editorial que deben acatar los periodistas del noticiero, pretenden que todos estén alineados con el “relato oficial” es decir todo lo que hace el Gobierno nacional está bien y lo que hace la oposición, mal. Ese equilibrio fue el que se atrevió a romper el conductor de Visión 7 al realizarle una pregunta incomoda al diputado Andrés Larroque; reacciono ante la interrogación de Miceli “’¿Por qué trabajan con pecheras partidarias con estas donaciones anónimas?”. A cualquier persona le parecería una pregunta lógica ya que las personas que donaban no lo hacían en forma partidaria pero sin embargo termino en una discusión muy fuerte entre el conductor y el diputado.

Miceli trabaja hace tres años en el noticiero, arrancó en el noticiero de la noche pero cuando desembarca en la Gerencia de noticias la agrupación camporista lo trasladaron al mediodía. Así que no es la primera vez que lo ven al periodista como una molestia pero no fue echado tal como dice la Comisión Interna gremial “el asunto toma tal dimensión que echarlo sería convertirlo en un mártir”.

Se supone que teniendo tantas normas y leyes que apoyan en nuestro país la libertad de expresión no debería estar sucediendo esto pero mientras que exista intereses tanto económicos o ideológicos la libertad de prensa no existirá en su estado puro.

 

Solange Cipriani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s